Highlights

¿Por qué millones de personas perderán cupones de alimentos o beneficios SNAP en EE.UU.?

today03/01/2023 12

Background
share close
AD

Poner comida en la mesa será mucho más difícil para millones de estadounidenses a partir de marzo de este año.

Los beneficiarios de cupones para alimentos recibirán cada uno alrededor de US$ 90 menos en beneficios por mes, en promedio, ya que un programa de alivio del hambre por la pandemia llega a su fin en todo el país, tres años después de que el Congreso lo aprobara.

Todos los hogares en el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, o SNAP, como se conocen formalmente los cupones de alimentos, verán reducidos sus beneficios mensuales en al menos US$ 95. Algunas familias más grandes podrían experimentar reducciones mensuales de US$ 250 o más, según el Center on Budget and Policy Priorities, de tendencia izquierdista.

“Es algo que la gente va a notar”, dijo Dottie Rosenbaum, directora de Política Federal de SNAP en el centro. “Son US$ 3.000 millones al mes que se destinaban a alimentos que ya no estarán allí”.

Esto está impulsando a que bancos de alimentos y despensas, que ya estaban al límite por el aumento de la demanda, debido al incremento de los precios de los comestibles, se preparen para un nuevo aumento de las necesidades.

El fin de los cupones de alimentos de emergencia

El Congreso votó para terminar las asignaciones de emergencia por la pandemia, después de la emisión del dinero en febrero como parte del paquete de financiamiento del Gobierno, que se aprobó a fines del año pasado. La legislación también creó un programa permanente de beneficios de verano para proporcionar fondos a las familias de unos 30 millones de niños para comprar comestibles en lugar de las comidas escolares durante las vacaciones.

El recorte en los cupones de alimentos se sentirá en los 32 estados y el Distrito de Columbia que aún estaban proporcionando las asignaciones de emergencia, que aumentaron los beneficios mensuales al máximo para el tamaño del hogar o al menos US$ 95 por mes. Unos 18 estados ya terminaron con los beneficios por la pandemia.

Más de 42 millones de estadounidenses recibieron cupones de alimentos hasta noviembre, según los datos federales más recientes. Sin el impulso de la pandemia, el beneficio promedio de cupones para alimentos será de aproximadamente US$ 6 por persona por día en 2023, en lugar de alrededor de US$ 9, según el centro.

Los beneficiarios de cupones para alimentos en los estados que ya cancelaron el programa están sintiendo los efectos, dijo Stacy Taylor, jefa de Políticas y Asociaciones de Propel, una compañía de software que ofrece una aplicación para verificar los saldos de beneficios de SNAP.

Aquellos que viven en estos estados reportan índices más altos de omisión de comidas, comen menos, dependen de otros para las comidas y visitan despensas de alimentos de sus pares en los estados que continuaron con las asignaciones de emergencia, dijo Taylor, citando las encuestas mensuales de Propel de sus más de 5 millones de usuarios.

Al mismo tiempo, la mayoría de sus clientes en todos los estados dicen que tienen menos de US$ 25 disponibles para cubrir los gastos.

“Cuando se corte el beneficio de SNAP, ¿de dónde vendrá ese colchón?”, se preguntó Taylor.

Para Pam Ford, el aumento mensual de US$ 95 significó que podía comprar más leche, frutas y verduras frescas, galletas saladas y mantequilla de maní para sus hijos, de 1 y 4 años, un beneficio de US$ 645 para abastecerse de bistecs, carne molida y pescado enlatado para futuras comidas.

La residente de Cleveland ya está formulando recetas que ampliarán sus suministros, como platos mexicanos que requieren frijoles y arroz. También planea servir más desayunos para la cena.

“Cualquier cosa que todavía tenga sustancia, pero que no cueste tanto como todo lo demás”, dijo Ford, de 46 años, que está desempleada.

Las asignaciones de emergencia mantuvieron a 4,2 millones de personas fuera de la pobreza en 2021, reduciendo la pobreza en casi un 10 % y la pobreza infantil en un 14 %, según un estudio del Urban Institute.

Además del cese de las asignaciones de emergencia, algunos beneficiarios de cupones para alimentos podrían enfrentar obstáculos adicionales una vez que finalice la emergencia de salud pública, el 11 de mayo. Varias otras disposiciones pandémicas terminarán en ese momento, incluida la suspensión del límite de tiempo de tres meses para ciertos adultos sin discapacidades y sin hijos, que no están trabajando, la expansión de la elegibilidad para ciertos estudiantes universitarios y flexibilidades adicionales para que los estados los ayuden a administrar su carga de trabajo.

Más personas acuden a los bancos de alimentos

Para prepararse para el final del impulso, Ford se inscribió para ir a una despensa de alimentos local. Los grupos contra el hambre en todo el país esperan que muchos otros hagan lo mismo.

Llega en un momento en que los bancos de alimentos ya están lidiando con una alta inflación, lo que ha llevado a más personas a recurrir a ellos y les ha hecho más costoso proporcionar suministros a los necesitados. Además, los bancos de alimentos reciben menos donaciones, lo que los obliga a usar sus fondos para comprar comestibles.

“Estamos pasando de una crisis pandémica a una crisis de hambre”, dijo Vince Hall, director de Relaciones Gubernamentales de Feeding America, una red nacional de 200 bancos de alimentos y 60.000 despensas y programas de comidas.

Alrededor de las tres cuartas partes de los bancos de alimentos informaron que la finalización de las asignaciones de emergencia ha aumentado la demanda, según una encuesta de miembros de Feeding America realizada en enero. Muchos beneficiarios de cupones para alimentos no recibieron notificación en los estados que ya cancelaron el aumento.

“Simplemente fue algo que sucedió repentina y perturbadoramente a las familias que ya están luchando para pagar los elementos básicos de la vida, como el alquiler, la gasolina, la atención médica y, por supuesto, la comida”, dijo Hall.

El Banco de Alimentos de la Comunidad de Atlanta experimentó un aumento del 40 % en la demanda en diciembre, en comparación con el mismo mes del año anterior. Es probable que entre un tercio y la mitad de ese aumento se deba a que el estado finalizó las asignaciones de emergencia el verano pasado, dijo Kyle Waide, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro, que proporciona casi 10 millones de libras de alimentos al mes a casi 700 socios comunitarios, incluidas despensas, centros de personas mayores, escuelas y albergues, en Georgia.

“Si eres alguien que no puede satisfacer tus necesidades básicas con sus recursos existentes, cada US$ 10, US$ 20 o US$ 30 cuentan. Te permite obtener un poco más de nutrición para tu familia”, dijo Waide.

Para Tari Aguilar, quien vive en un parque en Long Beach, California, el final de su asignación de emergencia de US$ 95 significa que tendrá que ir a un banco de alimentos para obtener alimentos enlatados, verduras y pan para complementar los aproximadamente US$ 200 en cupones de alimentos que recibe mensualmente. El aumento le permitió disfrutar de una comida caliente en un local de comida rápida una vez al mes.

Pero también significaba que sus beneficios durarían hasta el próximo mes, lo cual no era el caso antes de la pandemia.

“Hizo las cosas más fáciles”, dijo Aguilar, de 52 años. “Simplemente no hubo preocupaciones al final del mes”.

Fuente: CNN.com

Written by: Editor

Rate it

AD
AD
0%