Highlights

Biden eligió la humanidad sobre la geopolítica con el intercambio de prisioneros para liberar a Brittney Griner

today12/09/2022 4

Background
share close

Cambiar a una estadounidense encarcelada por un delito menor de drogas en Rusia a cambio de uno de los traficantes de armas más notorios del mundo, conocido como el Mercader de la muerte, podría parecer un trato desequilibrado que podría alimentar peligrosos precedentes de seguridad nacional.

 

Pero la decisión del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de intercambiar a la estrella de la WNBA Brittney Griner por Viktor Bout va más allá del resultado final del intercambio. La negociación representó una resolución humana a un dilema doloroso que surgió después de conversaciones tortuosas con un régimen ruso que trata a las personas como peones geopolíticos todos los días. En ese sentido, la administración Biden demostró el abismo entre su base moral y la del presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien actualmente demuestra su inhumanidad en otro frente, con un temible ataque contra civiles en la guerra en Ucrania.

Pero el trágico contrapunto a este triunfo diplomático –el hecho de que Biden tampoco logró la liberación de Paul Whelan, otro estadounidense encarcelado en una colonia penal rusa– subrayó el implacable dilema moral al que se enfrentaba. Y llevó a los principales republicanos a acusarlo de que había priorizado a una superestrella del baloncesto sobre un ex infante de Marina que se benefició de una campaña de presión política abierta sobre Biden.

Los graves riesgos del intercambio de prisioneros

No hay forma de evitar las implicaciones potenciales de los pasos que tomó Biden, que ocurrieron después de intercambios de prisioneros anteriores con adversarios estadounidenses realizados por su administración, incluido un estadounidense y un ex infante de Marina estadounidense detenido en Rusia, Trevor Reed, y los de los expresidentes Barack Obama y Donald Trump. Ahora existe un riesgo considerable de que otras naciones o grupos deshonestos vean a Washington como abierto para las negociaciones y, por lo tanto, puedan ver a los estadounidenses en el extranjero como objetivos cada vez más valiosos en un círculo vicioso de más detenciones.

Además, el regreso de Bout, quien ha estado vinculado a los servicios de seguridad rusos, le dio a Putin un golpe propagandístico en un momento de creciente presión interna. Le permitió demostrar a los agentes de inteligencia involucrados en actividades nefastas en el extranjero que el Kremlin no los olvidará. Esos servicios de inteligencia son fundamentales para que el líder ruso mantenga el poder mientras su guerra en Ucrania se deteriora aún más. Aún así, la estrategia de Biden también insinuó intrigantes posibilidades diplomáticas, tres días después de que se negara a descartar futuras conversaciones con Putin, si Ucrania está de acuerdo, con el fin de poner fin a la feroz guerra. Demostró que era posible tratar con Rusia, incluso en medio de una guerra de poder efectiva entre los dos viejos enemigos de la Guerra Fría en Ucrania, con las peores relaciones entre Moscú y Washington desde la crisis de los misiles en Cuba.

Otro engranaje notable en este acuerdo fue Arabia Saudita, que ayudó a facilitar el intercambio junto con Emiratos Árabes Unidos y también ayudó a asegurar la liberación de los ciudadanos estadounidenses capturados luchando en Ucrania a principios de este año. Queda por ver si el reino, que tiene relaciones tanto con Moscú como con Washington y busca aumentar su papel de liderazgo mundial, podría emerger como mediador en Ucrania. Pero con la ayuda para lograr los intercambios entre Estados Unidos y Rusia podría poner la decisión de Biden de reunirse con el despiadado príncipe heredero Mohammed bin Salman, bajo una luz ligeramente diferente.

En definitiva, es imposible que no quede un sabor amargo al tratar con un adversario tan inhumano como Putin. Pero es el trabajo de un presidente sopesar estas dinámicas en competencia dentro del contexto de los objetivos nacionales de Estados Unidos y el deber para con sus ciudadanos.

En casos como estos, nunca hay una respuesta correcta.

La jugadora estadounidense de baloncesto Brittney Griner es escoltada en un edificio del tribunal de Khimki, en las afueras de Moscú, Rusia, el 4 de agosto (Kirill Kudryavtsev/Reuters)

Biden está bajo presión para liberar a otro estadounidense

La pregunta más inmediata que enfrenta ahora Biden es cómo extraer a Paul Whelan, cuyas esperanzas se elevaron y luego se hicieron añicos, ya que aún está en prisión y Griner se fue a casa, después de que ambos estuvieran en el centro de la diplomacia de EE.UU.-Rusia.

“Esta es una situación precaria que debe resolverse rápidamente”, dijo Whelan profundamente decepcionado a la productora de CNN en el Departamento de Estado, Jennifer Hansler, en una entrevista telefónica exclusiva. “Espero que [Biden] y su administración hagan todo lo posible para llevarme a casa, independientemente del precio que tengan que pagar en este momento”.

La dura verdad para Whelan es que Rusia rechazó todos los incentivos que Estados Unidos podía ofrecer para incluirlo en un paquete de intercambio, dejando en duda la capacidad de Biden para liberarlo en poco tiempo.

Funcionarios rusos dijeron a la parte estadounidense que un canje de uno por dos no era aceptable, pero se resistieron a opciones más amplias, dijeron funcionarios estadounidenses.

John Kirby, coordinador de Comunicaciones Estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional, le dijo a CNN que el Kremlin consideraba a Whelan de manera diferente a Griner, ya que enfrenta cargos de espionaje, aunque EE.UU. dice que tales acusaciones son una farsa. Esta dimensión añadida al encarcelamiento de Whelan alimentará la especulación de que Moscú podría aprovecharlo mientras busca un acuerdo tripartito con Alemania para liberar a un excoronel de su agencia de espionaje nacional que fue condenado por asesinato el año pasado. CNN informó en agosto que Rusia había solicitado que se incluyera a Vadim Krasikov en un acuerdo para los dos estadounidenses.

Esto agrega otra capa de complicación para Biden mientras busca liberar a Whelan, ya que involucra a otro Gobierno y requeriría que el canciller alemán, Olaf Scholz, acepte potencialmente reemplazar el propio sistema legal de su país. No está claro si el nuevo líder alemán tiene la capacidad política para hacerlo, al igual que el tipo de concesión rusa que podría requerir Berlín.

Un alto funcionario de la administración Biden dijo este jueves por la noche que hay un reconocimiento en la Casa Blanca de que Estados Unidos necesita poner a disposición “algo más, algo diferente” de lo que han ofrecido a los rusos hasta ahora, informó CNN.

Mientras que Biden está siendo criticado por algunos opositores políticos en Washington por hacer un mal trato, los funcionarios de la administración insistieron en que recibió la mejor oferta.

“Quiero ser muy claro: esta no fue una situación en la que tuviéramos la opción de qué estadounidense llevar a casa. Fue una elección entre traer a casa a una estadounidense en particular, Brittney Griner, o no traer a nadie”, dijo un alto funcionario de la administración a los periodistas el jueves.

Evelyn Farkas, ex subsecretaria adjunta de Defensa, le dijo a CNN que pensaba que Putin nunca entregaría a Whelan y que todo el tiempo solo quería cambiar a Griner por Bout.

“Está sucediendo ahora porque Vladimir Putin quiere que esto suceda ahora, necesita una victoria, necesita una victoria en Rusia porque tiene problemas para convencer a la gente de Rusia de que es una buena idea estar en guerra con Ucrania”, dijo Farkas. .

Agregó que quedaba algo de esperanza para Whelan porque el intercambio de Griner mostró que “los rusos harán un trato si creen que es de su interés”.

Whelan no es el único estadounidense encarcelado en Rusia. La familia del profesor estadounidense Marc Fogel, que cumple una condena de 14 años en un campo de trabajos forzados, también le pidió a la Casa Blanca que negocie su liberación. Fogel fue arrestado el año pasado en Moscú después de viajar al país con cannabis que, según su abogado, se usaba con fines médicos.

Estalla una controversia política por la liberación de Brittney Griner

Las feroces divisiones políticas que ahora desafían todas las decisiones de política exterior de EE.UU. no tardaron en estallar después de que Brittney Griner fuera liberada, junto con una reacción más cruel en las redes sociales cuando algunos conservadores cuestionaron su patriotismo.

El senador de Florida Marco Rubio, el principal republicano en la Comisión de Inteligencia del Senado, dijo que estaba aliviado de que Griner estuviera libre, pero planteó dudas sobre la sabiduría de tales intercambios y si podrían poner en peligro a otros estadounidenses.

“Creo que el desafío al que apunta esto es que estos regímenes lo saben. Es por eso que [el presidente Nicolás] Maduro intercambió a cinco ejecutivos de Citgo, que fueron atraídos a Venezuela para ser arrestados, por sus sobrinos que son narcotraficantes condenados”, dijo Rubio.

“Es por eso que cambias a una jugadora de baloncesto profesional que llevaba aceite de CBD por el Mercader de la muerte. Estos son malos intercambios”, dijo Rubio.

Otro republicano, el representante Mike Waltz, de Florida, describió el acuerdo para liberar a Griner en una publicación de Twitter como “vergonzoso” y acusó a la administración Biden de “dar prioridad a una celebridad sobre un veterano”.

En una entrevista posterior con Jake Tapper, de CNN, Waltz dijo: “Esta es una victoria táctica, me alegro de que vuelva a casa. Pero esta es una pérdida estratégica”.

“La razón por la que el régimen iraní, los talibanes y el mismo Putin siguen tomando como rehenes a los estadounidenses es que seguimos haciendo concesiones. ¿Cuándo empezamos a dictar los términos a estos regímenes?”.

La familia de Whelan reaccionó con gran dignidad al dar la bienvenida a la liberación de Griner, a pesar de su devastación porque su hermano no regresó a casa. Elizabeth Whelan, la hermana de Paul, hizo un llamado a la unidad política sobre el destino de los rehenes en el extranjero y dijo que los países extranjeros hostiles están tratando de usar esos casos para provocar la disidencia en EE.UU.

Whelan también instó a la gente a comprender el ángulo humano del dilema de Biden a pesar de los graves problemas geopolíticos que están en juego.

“Es increíble poder recuperar a Brittney. Es una victoria para nosotros”, dijo.

“Tendemos a mirar siempre qué está sacando Rusia de esto. […] Estamos recibiendo a una estadounidense detenida injustamente de regreso a casa. Es algo para celebrar”.

Fuente : Univision.com

 

 

Written by: Editor

Rate it

Previous post

Highlights

Biden apelará la decisión de un juez de eliminar el Título 42, que permite deportar migrantes a México

En momentos en que se acerca el fin de la medida, el gobierno decidió anunciar que apelaría la orden de un juez federal de Washington DC, que a mediados de noviembre estableció el 21 de diciembre como la fecha para la eliminación de la política sanitaria Título 42 en la frontera con México. El gobierno de Joe Biden notificó este miércoles su intención de apelar la decisión de una corte […]

today12/08/2022 2


0%