Highlights

Joe Biden está cerca del punto de no retorno con los estadounidenses en temas de economía

today05/05/2022 1

Fondo
share close

El presidente Joe Biden y su administración parecen estar peligrosamente cerca de una ruptura irreversible de la confianza pública en su capacidad para brindar prosperidad y seguridad financiera. Esto mientras los difíciles desafíos económicos se convierten en enormes responsabilidades políticas.

Una encuesta de CNN publicada este miércoles muestra que no están funcionando los repetidos esfuerzos del presidente para resaltar los aspectos innegablemente fuertes de la recuperación económica después de la pandemia y para compensar la culpa de sus puntos malos.

El principal culpable es la inflación, una fuerza corrosiva que la Casa Blanca inicialmente subestimó y no logró domar. Han pasado décadas desde que los estadounidenses experimentaron este ciclo desmoralizador de costos en espiral para bienes y servicios básicos. Ese impacto se combina con el castigo de los precios de la gasolina que también golpean los presupuestos familiares y propagan el dolor entre la población, de una manera que una recesión regular, que puede destruir millones de empleos pero no perjudicarlos a todos, podría no hacerlo.

El resultado es un desastre político que se avecina para los demócratas. Los votantes descontentos antes de las elecciones intermedias ya fueron históricamente difíciles para un presidente en su primer mandato.

La profundidad de la inquietud de los votantes sobre la economía también sugiere que una posible reacción negativa contra la Corte Suprema que posiblemente revoque el derecho al aborto en todo el país podría no salvar a los demócratas en noviembre.

El partido parece atascado en una posición política peligrosa de insistir en que la economía va bien mientras los votantes piensan que está en el tanque.

La encuesta de CNN, realizada por SSRS del 28 de abril al 1 de mayo, mostró que la mayoría de los estadounidenses piensa que las políticas de Biden han dañado la economía, mientras que 8 de cada 10 dicen que el gobierno no está haciendo lo suficiente para combatir la inflación. La encuesta fue publicada el mismo día que la Reserva Federal hizo su mayor cambio contra el aumento del costo de vida en 22 años. El banco central elevó las tasas de interés en medio punto porcentual, pero desencadenó un repunte de las acciones, pues indicó que, a pesar de los ajustes que se vienen, no habría mayores aumentos en el precio de los préstamos.

«Me gustaría aprovechar esta oportunidad para hablar directamente con el pueblo estadounidense», dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, al comienzo de una conferencia de prensa. «La inflación es demasiado alta y entendemos las dificultades que está causando. Nos estamos moviendo rápidamente para reducirla».

Sin embargo, hay preocupaciones de que la Fed y la Casa Blanca han actuado con demasiada lentitud para abordar la inflación, que no están utilizando métodos lo suficientemente agresivos para aliviarla y aún pueden verse superados por factores globales, incluida la guerra en Ucrania y las consecuencias de la pandemia de covid-19, que obstruyó las cadenas de suministro, disparó los precios de la energía y provocó otros precios al alza.

Lo que significa el aumento de la tasa de interés para la economía

El aumento de la tasa hará que los préstamos para viviendas y automóviles nuevos y los pagos de los saldos de las tarjetas de crédito sean más caros. Pero en el proceso, podría enfriar el mercado de la vivienda, facilitando la compra de una casa y eliminando el calor del aumento de los precios.

Justin Wolfers, profesor de economía de la Universidad de Michigan, explicó que los estadounidenses podrían ver los resultados de los aumentos de tasas en su vida diaria, ya que la inflación alcanza los niveles más altos desde la presidencia de Ronald Reagan en la década de 1980.

«Lo que la Fed espera hacer es enfriar un poco la inflación para que su cheque de pago rinda un poco más, aunque eso significará una desaceleración de la economía y eso podría significar un poco menos poder de negociación para los trabajadores y menos perspectivas de un aumento salarial en el corto plazo”, dijo Wolfers en “Newsroom” de CNN.

La Casa Blanca está mostrando claros signos de frustración porque la inflación está eclipsando los aspectos fuertes de una economía que parece notablemente sólida, a pesar de una pequeña contracción del 1,4 % en el primer trimestre, dado el cataclismo de una pandemia de dos años y la peor guerra en Europa desde 1945.

Este miércoles Biden, por ejemplo, promocionó recortes en el déficit del presupuesto federal y una tasa de desempleo que se acerca a los mínimos de 50 años en un discurso que parecía ser un intento de adelantarse al anuncio de la Fed y una señal de resolución.

Sin embargo, su difícil situación política subraya por qué la inflación sigue siendo una fuerza temida por los líderes políticos de todo el mundo.

A pesar de las afirmaciones republicanas en los anuncios de campaña de mitad de período de que las políticas de gasto público de Biden son la única causa de la inflación, el presidente tiene razón al identificar factores externos, incluida la pandemia y la guerra en Ucrania, como los principales impulsores del aumento de los precios.

Pero la realidad no significa que los votantes le darán un pase a Biden. Es natural que cuando el país está de mal humor, el presidente recibe la culpa. Y también es normal que a pesar de los esfuerzos de la Casa Blanca por explicar los problemas y sus soluciones a veces han sido confusas y han llegado demasiado tarde, el daño político aumenta. Es posible que Biden nunca se deshaga de la línea inicial de la Casa Blanca de que la alta inflación era una fase «transitoria» que salía de la pandemia. Y aunque la economía es sólida en muchas áreas, la percepción de los votantes suele ser más importante desde el punto de vista político que los datos que cuentan la historia real.

Una encuesta abrumadora para la Casa Blanca

La encuesta de CNN, por ejemplo, dice que solo el 23% de los estadounidenses califican las condiciones económicas como algo buenas, frente al 37% de diciembre. La última vez que la percepción pública de la economía fue tan mala en las encuestas de CNN fue en noviembre de 2011. Solo el 34% aprueba la gestión de la economía por parte de Biden. Y su índice de aprobación para ayudar a la clase media (36%) es devastador para un presidente que ha hecho de ese tema la base de su carrera política.

La cuestión de la percepción pública versus el verdadero estado de la economía también se confirma en la encuesta. Los estadounidenses dijeron casi 4 a 1 que era más probable que escucharan malas noticias que buenas noticias sobre la economía.

Alrededor del 94% de los republicanos califican las condiciones económicas como malas. Esto sugiere que las opiniones sobre la economía pueden estar moldeadas tanto por inclinaciones partidistas como por un juicio neutral de las condiciones. Los canales de noticias conservadores mantienen un ritmo constante de historias de terror sobre el aumento de los precios, y los republicanos han hecho del tema una herramienta de campaña efectiva al tiempo que exaltan la fortaleza del desempeño económico del expresidente Donald Trump.

Sin embargo, el 81% de los independientes y el 54% de los demócratas también piensan que la economía es mala, lo que sugiere que Biden ha recibido un golpe entre algunos de los votantes que lo pusieron en el cargo.

Los estadounidenses son más positivos sobre sus propias finanzas que sobre la situación económica nacional. Un 53% que dice estar satisfecho con su situación financiera personal. Eso podría indicar nuevamente que una sensación más amplia de malestar está coloreando las opiniones sobre la economía. Aún así, esa cifra ha bajado del 66% en la que estaba en 2016.

Dado este catálogo de pesimismo, el tono y el tema de Biden el miércoles fueron un poco sorprendentes.

El presidente reclamó crédito por un recorte de US $1.500 en el déficit federal para fin de año. Esto se compara con el despilfarro de los años cargados de deudas de Trump y expone la hipocresía de los halcones republicanos del déficit que olvidan sus supuestos principios cuando uno de los suyos está en la Oficina Oval.

Sin embargo, ¿cuántos estadounidenses que estiran sus presupuestos semanales se preocupan tanto por los déficits, incluso si, como dijo Biden, reducirlos podría reducir la inflación a largo plazo?

El evento en la Casa Blanca también expuso la frustración del presidente por no recibir crédito por lo bueno de la economía.

Cuando un reportero le preguntó sobre Ucrania y el drama del aborto de la Corte Suprema, respondió: «Nadie preguntó sobre los déficits, ¿eh?… Quieren asegurarse de que esto no se cubra».

Qué sucederá después

La mejor esperanza para Biden, otros políticos demócratas y todos los estadounidenses que enfrentan una crisis económica es que el enfoque de la Reserva Federal funcione y los precios bajen. Y algo de perspectiva aquí: la economía no se enfrenta al desastre total de 2008 o incluso a las pesadillas inflacionarias de hace 40 años.

«No creo que tengamos la economía de los años 80 o 70», dijo Betsey Stevenson, quien fue miembro del Consejo de Asesores Económicos del presidente Barack Obama, en «The Lead with Jake Tapper» este miércoles.

Pero es difícil ver cómo las cosas mejoran rápidamente, o a tiempo para marcar una diferencia para Biden antes de las elecciones intermedias.

Incluso si la guerra en Ucrania termina pronto, los cambios fundamentales que ha desencadenado en la economía mundial se mantendrán durante años. Es seguro que habrá más presión sobre los precios de los alimentos si la guerra interrumpe la cosecha en el granero de Europa, una fuente importante de cereales y aceite de girasol. Los nuevos bloqueos por covid-19 en China podrían revivir el caos de la cadena de suministro que ayudó a impulsar la inflación en primer lugar. Algunos observadores piensan que la Fed se ha movido con demasiada lentitud. Otros piensan que su asalto a la inflación provocará una recesión.

El presidente ejecutivo de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, en su aparición en Bloomberg TV el miércoles antes del anuncio de la Fed, dijo que aunque la economía es fuerte y los consumidores están en buena forma, las vulnerabilidades están en todas partes. Él ve, por ejemplo, una probabilidad de 1 en 3 de una «recesión leve» que se extienda de seis a nueve meses, pero advirtió que existe «la posibilidad de que sea mucho más difícil que eso».

Entonces, para el país, y especialmente para Biden, hay más frustración por venir.

Fuente: CNN.com

 

Escrito por Editor

Rate it

Artículo anterior

Donald Trump

Highlights

J.D. Vance gana las primarias republicanas del Senado en Ohio y muestra el poder del respaldo de Trump

Fue una de las primarias del Senado más polémicas y que fueron seguidas de cerca en EEUU, debido a que ofrece un panorama anticipado sobre el control del expresidente Donald Trump en el Partido Republicano. J.D. Vance, el candidato apoyado por el expresidente Donald Trump en las primarias republicanas de Ohio para el Senado, se proclamó como ganador de la contienda, según estimaciones de la agencia AP. Se prevé que ahora […]

today05/04/2022 1


0%