Highlights

El complot de Trump del 6 de enero parece cada día más oscuro y peligroso

today03/29/2022

Fondo
share close

Semana tras semana se revela que el intento del expresidente Donald Trump de robarse las elecciones de 2020 es más profundo y más amplio de lo que parecía inicialmente, lo que agudiza el dilema nacional de si se le podría pedir cuentas y cómo.

Incluso cuando un juez federal comentó el lunes que Trump «probablemente» intentó cometer un delito para permanecer en el cargo el año pasado, los ataques del expresidente a la democracia se están intensificando. Estuvieron en exhibición tan recientemente como el sábado por la noche en un mitin lleno de mentiras que subrayó cómo su conspiración para anular las elecciones, ya sea criminal o no, sigue visceralmente viva y capaz de dañar elecciones futuras.

Si bien gran parte del país ha quedado paralizado por la brutal guerra de Rusia en Ucrania, el comité de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección ha estado corriendo contrarreloj hasta su probable desaparición si los republicanos recuperan la Cámara en las elecciones intermedias de noviembre. El lunes, dio otro paso para hacer que dos exasesores de Trump rindan cuentas al presentar referencias de desacato criminal.

Es extraordinario que, más de 14 meses después, sigan surgiendo nuevos detalles de los esfuerzos de Trump y quienes lo rodean para subvertir la victoria del presidente Joe Biden. También es irónico que esta amenaza a la democracia estadounidense se exponga aún más mientras Washington lidera un esfuerzo internacional para salvar la libertad en Ucrania, que está bajo un ataque mucho mayor por parte del presidente ruso Vladimir Putin, a quien Trump todavía parece adorar como un héroe.

Aquí en casa, una ráfaga de nuevos detalles en los últimos días sobre el comportamiento del expresidente justifica la continuación de las investigaciones sobre el peor ataque a la democracia estadounidense en décadas. Esas revelaciones también explican por qué los republicanos pro-Trump estaban tan interesados en evitar que el comité selecto de la Cámara que investigaba el 6 de enero de 2021 despegara. E inyectan una nueva dimensión política al intento de regreso de Trump, ya que él presenta las elecciones intermedias de 2022 como un referéndum sobre la mentira de que ganó en 2020 y busca construir un regreso a la Casa Blanca sobre las mismas falsedades que han atraído a millones de sus simpatizantes

Lo que dice un juez sobre si Trump intentó obstruir el Congreso

En un acontecimiento el lunes que por sí solo encapsuló los sorprendentes eventos de las últimas elecciones que aún se ciernen sobre el país, un juez federal escribió que era «más probable que no» que Trump «intentó obstruir de forma corrupta» al Congreso en su certificación de la victoria electoral de Biden. El comentario del juez David Carter se produjo cuando dictaminó que los correos electrónicos de John Eastman, un abogado conservador que ayudó a elaborar el falso argumento de Trump de que las elecciones de 2020 fueron robadas, deberían entregarse al comité.

Carter no puede iniciar un caso contra Trump. Pero sus palabras no solo pusieron un marcador histórico a todo volumen sobre un presidente que cometió un delito potencial en el cargo, y que puso en riesgo a todo el sistema democrático de EE.UU. Su comentario volvió a centrar la atención en el debate dentro del comité de la Cámara sobre hacer lo que sería una referencia criminal histórica de Trump al Departamento de Justicia. Tal medida presentaría al secretario de Justicia Merrick Garland con la decisión trascendental de procesar a un expresidente que está maniobrando con un cofre de guerra de US$ 100 millones en un posible intento de recuperar su puesto en 2024.

Podría haber pocas papas políticas más calientes para un secretario de Justicia que ya enfrenta presiones políticas que tratar con los asesores de Trump que obstruyen el comité.

No perseguir a Trump en tales circunstancias enviaría una señal de impunidad para los presidentes que buscan destruir las instituciones democráticas estadounidenses, incluso cuando los partidarios de Trump que saquearon el Capitolio de EE.UU. comienzan a ser condenados y enfrentan penas de prisión por aparentemente actuar según los deseos de su héroe político.

Pero actuar en contra de Trump aseguraría que la oscura historia de las elecciones de 2020 continúe dominando la política estadounidense en los años venideros porque le ofrecería al expresidente nuevo material para sus afirmaciones de que es perseguido por el poder político establecido. Aprovechando ese tema el lunes, el portavoz de Trump, Taylor Budowich, criticó el fallo de Carter como «solo otro ejemplo de cómo la izquierda está armando cada rama del gobierno contra el presidente Trump».

Pero el panel devolvió el golpe.

«La opinión de la Corte también incluye una advertencia: que la falta de responsabilidad podría preparar el escenario para que se repita el 6 de enero», dijeron en un comunicado el lunes el presidente del comité, Bennie Thompson, demócrata de Mississippi, y la vicepresidenta, Liz Cheney, republicana de Wyoming.

«Estados Unidos no debe permitir que se minimice lo que sucedió ese día y no puede aceptar como normales estas amenazas a nuestra democracia», dijeron, tratando claramente de enfatizar la relevancia perdurable de los disturbios en el Capitolio a medida que el reloj político avanza.

Corte Suprema arrastrada al lodo

Los acontecimientos del lunes sacudieron a Washington, ya que todavía estaba aceptando las implicaciones de las revelaciones de la semana pasada de que Virginia «Ginni» Thomas, esposa del juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, había tratado agresivamente de apoyar los intentos de Trump de aferrarse al poder a finales de 2020 y principios de 2021. No hay indicios de que su esposo haya estado involucrado en intentos de subvertir una elección legal.

Pero la reputación de la Corte Suprema se basa en la suposición de imparcialidad y en evitar cualquier apariencia de problemas éticos. Este tema ahora ha arrastrado a la bancada superior directamente a las secuelas del 6 de enero, un ultraje que está afectando a todas las ramas del gobierno estadounidense. Y se produjo cuando los senadores republicanos pasaron la semana pasada difamando a la jueza Ketanji Brown Jackson, elegida por Biden para la Corte Suprema, con afirmaciones engañosas de que era blanda con los delincuentes de pornografía infantil, lo que podría dañar su reputación entre algunos votantes en los próximos años. Irónicamente, muchos de esos mismos senadores estaban entre los facilitadores y apologistas más fervientes de Trump cuando desgarró el estado de derecho en la Casa Blanca.

Múltiples fuentes dijeron el lunes que el comité buscará una entrevista con Ginni Thomas sobre los textos en su poder que la muestran rogándole al entonces secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, que redoblara los esfuerzos para bloquear la victoria de Biden.

«Queremos escuchar a todos los que tengan algo que decir», dijo a CNN el lunes el representante Jamie Raskin, un demócrata de Maryland que forma parte del comité. «Y obviamente interactuó con frecuencia con el jefe de gabinete del presidente y participó activamente en el esfuerzo por anular las elecciones. Entonces, hablando como un miembro, creo que es importante que la escuchemos».

El punto de vista de Eastman

Carter entregó una nueva victoria para el comité del 6 de enero, que indicó el lunes que está avanzando en su investigación.

Al ordenar la entrega de 101 correos electrónicos en poder de Eastman desde alrededor del 6 de enero de 2021, el juez reveló nuevos detalles sobre los documentos que el panel de la Cámara puede recibir, incluido uno que parece estar ayudando a Trump y la supuesta conspiración de Eastman para obstruir el Congreso: un borrador de memorando escrito para otro abogado de Trump, Rudy Giuliani, que recomienda que el vicepresidente Mike Pence rechace a los electores de algunos estados durante la reunión del Congreso del 6 de enero.

Eastman jugó un papel decisivo en la elaboración del plan para que Pence se negara a certificar los resultados de las elecciones en el Congreso basándose en afirmaciones falsas, refutadas en los tribunales, de que había habido un fraude masivo contra Trump. Eastman «tiene la intención de cumplir con la orden de la corte», dijo su abogado Charles Burnham.

Pero el ángulo de Eastman es solo un frente en el que el comité está avanzando. Se espera que el yerno del expresidente y asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, hable voluntariamente ante el comité esta semana. Y el comité votó el lunes por la noche para enviar al pleno de la Cámara una remisión por desacato penal con respecto a los exasesores de Trump Peter Navarro y Dan Scavino, quienes rechazaron al panel.

Suponiendo que la Cámara en pleno apoye la remisión, nuevamente dependerá de Garland decidir si avanzar hacia los enjuiciamientos. Si bien el Departamento de Justicia abrió un caso contra el exgurú político de Trump, Steve Bannon, quien irá a juicio en el verano, aún tiene que opinar sobre un caso de desacato similar contra Meadows, quien puede tener un privilegio ejecutivo mucho más sólido por negarse a testificar.

El desafío de Garland muestra que, si bien el comité puede hacer grandes movimientos simbólicos, su capacidad para forzar el testimonio puede verse limitada antes de las audiencias públicas previstas para esta primavera.

Algunos demócratas en el comité pidieron al Departamento de Justicia que haga más para hacer que los ayudantes de Trump que se niegan a testificar rindan cuentas a través del enjuiciamiento.

La representante Zoe Lofgren de California advirtió: «Este comité está haciendo su trabajo. El Departamento de Justicia necesita hacer el suyo».

La representante Elaine Luria de Virginia pidió al departamento que actuara rápidamente y mostró una verdadera frustración con Garland. «Me haré eco de lo que ya han dicho mis colegas, pero de manera más directa, secretario Garland, haga su trabajo, para que podamos hacer el nuestro».

Tales frustraciones plantean la cuestión del impacto más amplio del comité. Millones de estadounidenses que apoyan al expresidente ya se han mostrado dispuestos a aceptar las negaciones de lo que sucedió el 6 de enero, que han sido adelantadas por los acólitos republicanos de Trump.

Pero aunque el comité, que ha entrevistado a cientos de testigos y parece tener una historia cruda que contar, no puede llevar a Trump ante la justicia, puede influir en la opinión pública con su informe final y audiencias públicas.

Si logra captar la atención del pueblo estadounidense, implícitamente preguntará a los votantes si tienen el estómago para más años de mentiras de un expresidente que claramente perdió una elección que él insiste en haber ganado.

Fuente: CNN.com

Escrito por Editor

Rate it

Artículo anterior

Sin categoría

Public File Assistance

If you need help accessing the file due to a disability, please contact: kevin@thevoiceradionetwork.com or tracy@thevoiceradionetwork.com

today03/29/2022 9


0%