Highlights

Por qué una cumbre con Putin sería un gran riesgo para Biden

today02/21/2022 1

Fondo
share close

Al acordar en principio una cumbre con Vladimir Putin de Rusia, el presidente Joe Biden busca una victoria distintiva en política exterior, pero acepta enormes riesgos políticos y estratégicos que fácilmente podrían resultar contraproducentes.

El acuerdo de última hora, aún tentativo y altamente condicionado de Biden para reunirse con el presidente ruso se produjo después de un fin de semana de diplomacia frenética y alarmantes nuevas afirmaciones de Estados Unidos de que Rusia estaba a punto de invadir Ucrania.

Hay dudas reales de que la reunión, negociada por el presidente francés Emmanuel Macron, se lleve a cabo alguna vez. La Casa Blanca dijo el domingo que seguirá adelante solo «si no ha ocurrido una invasión».

Cualquier cumbre depende del resultado de las conversaciones entre el secretario de Estado Antony Blinken y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia Sergey Lavrov en Europa esta semana. Esa reunión también depende de la condición de que las tropas de Moscú no invadan Ucrania.

  • ¿Qué busca Putin en Ucrania? El conflicto explicado

“Blinken y Lavrov discutirán más a fondo si la invasión no ha comenzado para entonces, en cuyo caso todo se cancelará”, dijo un funcionario a Kaitlan Collins y Arlette Saenz de CNN.

No se ha fijado fecha ni lugar para ninguna cumbre presidencial. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, también enfatizó que si Rusia decidiera invadir Ucrania de todos modos, Estados Unidos impondría «consecuencias rápidas y severas… Y actualmente, Rusia parece continuar con los preparativos para un ataque a gran escala contra Ucrania muy pronto».

Solo unas horas antes de que surgiera la noticia de una posible cumbre después de una llamada nocturna entre Macron y Putin –luego de una conversación previa entre el presidente francés y Biden–, EE.UU. advirtió que tenía información de inteligencia que sugería que el hombre fuerte ruso ya había dado a sus comandantes de campo la orden de invadir Ucrania.

La extrema desconfianza compartida por todas las partes en el conflicto –Rusia, Ucrania y los aliados occidentales– significa que este avance diplomático pende de un hilo. Los recientes intercambios entre Estados Unidos y Rusia se han caracterizado por el desprecio, la sospecha y el sarcasmo. Así que apenas hay garantía de éxito si Lavrov y Blinken se encuentran.

Y la situación alrededor de las fronteras de Ucrania, donde más de 150.000 soldados rusos están en alerta máxima, es tan tensa que los enfrentamientos locales podrían desencadenar una conflagración más amplia y acabar con la diplomacia. Estados Unidos y sus aliados también estarán atentos a la posibilidad de que Putin esté dispuesto a hablar no porque esté parpadeando en el enfrentamiento, sino porque busca una manera de dividir a Estados Unidos de sus amigos antes de una invasión.

Pero si Putin se abstiene de lo que se vio en Washington como una nueva incursión casi segura en Ucrania, contará como un éxito temporal para la agresiva guerra de información de la Casa Blanca destinada a eliminar el elemento sorpresa de su vasta acumulación de tropas y para frustrar cualquier justificación falsa para una invasión.

Cada vez que se evita una guerra, especialmente una en la que EE.UU. predice miles de bajas civiles, se evita la tragedia, la miseria y la posibilidad de desestabilizar los flujos de refugiados. Por lo tanto, corresponde a todos intentarlo.

La apuesta política de Biden

Incluso si se mantiene el aparente acuerdo para una cumbre –y no hubo comentarios inmediatos del Kremlin el domingo por la noche– Biden estará tomando una apuesta significativa.

Los republicanos de línea dura seguramente lo acusarán de apaciguar al dictador ruso y de recompensar su agresión al mantener a Ucrania como rehén. Si una reunión con Putin falla y de todos modos ocurre una invasión, Biden se expondrá a acusaciones de debilidad.

Cualquier cumbre que no esté coreografiada integralmente para el éxito de antemano es un acto político de alto nivel. Y Biden no puede permitirse golpes a su prestigio, con sus índices de aprobación cayendo y después de que sus pretensiones de estadista se vieran mermadas por la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán el año pasado.

  • Así se compara el poder militar de Ucrania y Rusia

Aún así, los presidentes son elegidos para tomar las decisiones más difíciles. Si Biden se negara a reunirse y estallara la guerra en Ucrania, sería acusado de no llevar la diplomacia al límite. Y tiene algo de cobertura potencial: si Putin da marcha atrás y no se lleva a cabo una cumbre, dejará a Biden libre de problemas políticos.

Blinken explicó efectivamente la apertura del presidente a la diplomacia a pesar de su creencia de que una invasión era inminente durante una aparición en el programa «State of the Union» de CNN el domingo.

«Creemos que el presidente Putin ha tomado la decisión, pero hasta que los tanques estén rodando y los aviones vuelen, aprovecharemos cada oportunidad y cada minuto que tengamos para ver si la diplomacia aún puede disuadir al presidente Putin de llevar esto adelante», le dijo Blinken a Dana Bash de CNN.

El tono escéptico de la declaración de la Casa Blanca que explica la apertura «en principio» de Biden a una reunión, sin embargo, no se basaba solo en la sospecha de los motivos rusos. También parecía ser un intento de aislar al presidente de los ataques políticos en casa.

Pero hay razones para correr el riesgo. A pesar de que EE.UU. no enviará tropas para defender a Ucrania porque no es miembro de la OTAN, Biden tiene una razón interna genuina para evitar la guerra en Ucrania. Cualquier invasión rusa podría causar una subida en los precios de la gasolina y las tasas de inflación que ya están aumentando, lo que podría dañar aún más las posibilidades de los demócratas en las elecciones intermedias.

¿Está Biden jugando el juego de Putin?

Además de asumir un gran riesgo político, Biden se enfrentará a un terreno geopolítico traicionero si se encuentra con Putin.

Una teoría de la acumulación de tropas del líder ruso en torno a Ucrania es que quiere restaurar el prestigio de la Guerra Fría del Kremlin como un poder igual a EE.UU. En esencia, Biden le está otorgando a Putin esa plataforma, aunque muchos en Washington consideran a Rusia como una fuerza muy disminuida, a pesar de su formidable arsenal nuclear.

La misma acusación –que un presidente de Estados Unidos estaba otorgando la concesión de igual prestigio– rodeó las cumbres inconclusas del expresidente Donald Trump con el dictador norcoreano Kim Jong Un. Hay pocas posibilidades de que el afecto mostrado en esas reuniones amorosas se repita en las heladas conversaciones de Biden/Putin.

Pero a Putin también le gustaría debatir y decidir los grandes asuntos de las naciones con EE.UU., como fue el caso durante las cumbres de la Guerra Fría entre EE.UU. y la Unión Soviética. El hecho de que este posible encuentro haya sido organizado por los franceses aliviará algunos temores en Europa de que los aliados de Estados Unidos están siendo marginados, un factor que asomó la cabeza al principio de la crisis de Ucrania.

  • El conflicto de Ucrania y Rusia explicado en 4 mapas

El Palacio del Elíseo dijo que se incluirán otras «partes interesadas». Eso podría incluir a Ucrania y otros aliados de la OTAN, incluidos los ex miembros del Pacto de Varsovia en Europa del Este. Pero la presidencia francesa no ofreció más detalles. El destacado papel de Macron, que busca convertirse en el estadista dominante europeo tras el retiro de la canciller alemana Angela Merkel –y se enfrenta a una campaña de reelección en cuestión de semanas– no pasará desapercibido dentro ni fuera de Francia.

Una desconexión total

La amenaza más fundamental para el éxito de cualquier conversación entre Putin y Biden es la naturaleza incompatible de las posiciones de las dos partes.

Los rusos exigen garantías de que a Ucrania nunca se le permitirá unirse a la OTAN y quieren que la alianza retire armas y tropas de los estados miembros que alguna vez estuvieron detrás de la Cortina de Hierro, como Polonia, Hungría y Rumania. Esa condición no es negociable para Occidente, que dice que depende de las naciones individuales decidir sus destinos.

EE.UU. rechaza las advertencias rusas de que se siente amenazado por la expansión de la OTAN hacia el este después de la Guerra Fría, presentando la alianza como puramente defensiva. Esta posición podría tener sentido en las capitales occidentales, pero no tiene en cuenta el orgullo ruso herido, la raíz del esfuerzo de dos décadas de Putin para remodelar el resultado aceptado de la Guerra Fría después del colapso de la Unión Soviética.

Al tratar repetidamente de desestabilizar Ucrania, el líder ruso también ha dejado en claro su determinación de nunca permitir que la ex república soviética haga un movimiento ideológico hacia el oeste, hacia la OTAN y la UE. Por lo tanto, cualquier esfuerzo por salvar las apariencias podría socavar su misión histórica y ser difícil de aceptar para él.

Pero si Putin ha decidido que los costos de una invasión de Ucrania –el castigo de las sanciones occidentales y una posible insurgencia sangrienta en el país son demasiado para soportar–, Biden puede construir una vía de escape diplomática para el líder ruso. Hay muchos temas, incluido el control de armas, la detención de conflictos en el ciberespacio y la frustración de la propagación de armas nucleares, que podrían hacer que cada lado sea más seguro.

Pero estos problemas son rehenes de la misma desconexión fundamental entre Rusia y EE.UU. que ha estallado durante el conflicto de Ucrania, y muestran por qué cualquier cumbre entre Biden y Putin será vista como tentativa hasta que ocurra y por qué el éxito es poco probable.

Fuente: CNN.com

 

 

 

Escrito por Editor

Rate it

Artículo anterior

Highlights

Donbas, el polvorín del este de Ucrania que puede servir de excusa para una invasión rusa

Las tensiones en esa región, donde milicias separatistas prorrusas se enfrentan al ejército ucraniano y controla los principales centros urbanos, puede dar al Kremlin la excusa para invador la zona argumentando que busca proteger ciudadanos rusos. Sin que exista una invasión por parte de Rusia, Ucrania está en guerra, en un parte de su territorio y desde hace varios años. En el este de la ex república soviética hay un enfrentamiento […]

today02/18/2022

0%